7: ¿Cuál es la mejor manera de saber si la evidencia científica (ya sea en la web u otros recursos) es fiable? ¿A qué deben estar atentas las personas?

Lamentablemente no existe ningún indicador simple completamente fiable de la información fiable.

Si no va a buscar la investigación original usted mismo, está depositando su confianza en la valoración de otra persona. Por eso, es importante evaluar la probable competencia de esa persona (u organización) y valorar si existe algún conflicto de intereses (o un interés egoísta de alguna de las partes). De no ser así, pregúntese si usted confía en ellas en cuanto a que hayan localizado y evaluado la mejor investigación: ¿está descrita y se hace referencia a ella?

Por ejemplo, supongamos que alguien quiere saber si el betacaroteno (relacionado con la vitamina A) aumenta o disminuye el riesgo de cáncer. Una búsqueda en Google con «cáncer betacaroteno» genera 800 000 resultados. Al examinar los primeros diez, hay cuatro estudios de investigación primarios y seis que son revisiones u opiniones. De esos seis, hay tres que tienen anuncios publicitarios de vitaminas o medicinas alternativas en la misma página: una señal preocupante.

Uno de estos dice:

‘Pregunta: ¿El betacaroteno previene el cáncer? Respuesta: En estudios se ha demostrado que el betacaroteno puede ayudar a reducir el riesgo de cáncer. El betacaroteno puede encontrarse en hortalizas de color amarillo, rojo y verde oscuro. También se encuentra en las frutas. Una creencia común es que tomar un suplemento de betacaroteno tendrá el mismo efecto que comer las frutas y las hortalizas que lo contienen. Sin embargo, este no es el caso. Los estudios encontraron un mayor riesgo de contraer cáncer de pulmón entre los participantes del estudio.’

Además de los anuncios, los «estudios» se mencionan pero sin una descripción ni una referencia a una publicación, lo que representa una señal de advertencia. Es imposible saber si el escritor ha buscado o no y evaluado los «estudios» o si simplemente encontró de casualidad unos cuyas conclusiones fueron de su agrado.

Comparemos esto con la entrada de Wikipedia (también en los primeros diez):

‘Una revisión de todos los ensayos aleatorizados comparativos de la bibliografía científica realizada por la Colaboración Cochrane y publicada en JAMA en 2007 halló que el betacaroteno aumentaba la mortalidad entre un 1 % y un 8 % (riesgo relativo: 1,05; intervalo de confianza del 95 %: 1,01-1,08).[15] Sin embargo, este metanálisis incluyó dos estudios grandes de fumadores, por lo que no queda claro si los resultados se aplican a la población general.[16]’

Esta entrada menciona el tipo de evidencia científica (ensayos aleatorizados) e incluye las referencias (los números entre corchetes). Por eso, es tranquilizador que no haya anuncios publicitarios y que se indiquen pormenores específicos acerca de la evidencia científica.