Ayuda para que las personas cumplan con los tratamientos asignados

Las diferencias entre los tratamientos programados y los realmente recibidos durante las comparaciones de tratamiento pueden producirse de otras maneras que posiblemente compliquen la interpretación de las pruebas de los tratamientos.

No se les deben negar a los participantes de investigaciones los tratamientos necesarios por razones médicas. Por lo tanto, cuando en una prueba imparcial se estudian los efectos beneficiosos deseados, pero no probados, de un tratamiento nuevo, se les debe asegurar a los pacientes participantes que todos recibirán tratamientos eficaces establecidos.

Si las personas saben quién recibe qué en un estudio, son varios los sesgos que pueden introducirse. Uno es que pacientes y médicos pueden creer que las personas asignadas a tratamientos «nuevos» han tenido suerte, lo que puede llevarlos a exagerar inconscientemente los beneficios de estos tratamientos. Por otro lado, los pacientes y los médicos pueden pensar que las personas asignadas a tratamientos «más viejos» son tratadas injustamente, y esta decepción puede hacer que subestimen cualquier efecto positivo.

Saber qué tratamientos se asignaron también puede inducir a los médicos a administrar a los pacientes asignados a los tratamientos más viejos algún tratamiento o cuidado adicional, para compensar, por así decir, el hecho de que no hayan sido asignados a recibir los tratamientos más nuevos, pero no probados.

El uso de tratamientos adicionales en pacientes de uno de los grupos de comparación pero no del otro complica la evaluación de un tratamiento nuevo, y se corre el riesgo de hacer que la prueba sea tendenciosa y los resultados, engañosos. Un modo de reducir las diferencias entre las comparaciones de tratamientos programados y los realmente recibidos es intentar que los tratamientos nuevos y viejos comparados tengan un aspecto, un sabor y un olor similares.

Esto es lo que se hace cuando se compara un tratamiento con efectos beneficiosos deseados y un tratamiento sin ingredientes activos (tratamiento ficticio o placebo), que está diseñado para tener un aspecto, un sabor, un olor y una textura similares al tratamiento «real». Este procedimiento se llama «cegamiento» o «enmascaramiento».

Si se puede lograr este «enmascaramiento» (hay muchas circunstancias en la que no se puede), los pacientes de los dos grupos de comparación tenderán a diferir solo en un aspecto: si fueron asignados al tratamiento nuevo o al que no contiene principios activos. De igual modo, los profesionales de la salud que atienden a los pacientes tendrán menos probabilidades de saber si sus pacientes recibieron el tratamiento nuevo o no. Si ni los médicos ni los pacientes saben qué tratamiento reciben, el ensayo se llama «doble ciego».

Como consecuencia, los pacientes de ambos grupos de comparación tendrán una motivación similar para cumplir con los tratamientos a los que fueron asignados, y es más probable que los médicos que los atienden traten a todos los pacientes de la misma manera.

  • Ichalmers

    Instead of ‘…effective treatments. If people know who is getting what in a study, several possible biases arise.

    One is that patients and doctors may feel that people…’, suggest ‘…effective treatments.

    If people know who is getting what in a study, several possible biases arise.One is that patients and doctors may feel that people…’,

    • Anonymous

      Good shout.

      Done.